domingo, 13 de noviembre de 2016

Ocurrencias y Pensamientos de un Perturbado 18/09/2016

Añoranza de mi Amor

El aroma de tu cuerpo inundaba cada poro de mi piel, me hacia estremecer en esta oscura y fría tierra, de horarios insólitos y acompañadas soledades.
Silencios interminables martillean mis oidos, mientras en mi cabeza tu voz suena como cuentos para niños.
Horas muertas de espera, en un trabajo sin futuro, alimenta mis sueños de estar pronto contigo.
Recuerdo tu cabello rozando mi pecho, dando calor aquí, donde solo hace frío.
El rizo rojo caoba roza tu pecho, firme terso, invitando ha acariciarlo, a saborear tu piel bañada por el sol, moreno cobrizo que colorea mis anhelos, textura suave que todavía tengo conmigo.
Paseo por las calles entre gente que no conozco, extiendo las manos y te noto junto a mí.
El rio caudaloso canta en la mañana, pero solo oigo tu canto, de sirena enfadada, y me arropa, me da fuerzas, para seguir en esta tierra, tierra fértil, tierra triste, que un día me vio nacer.
Añoranza de tu presencia, de tus caricias, de tus besos dulces, en estas amargas noches, oscuras sin estrellas, iluminas el camino solitario, que me lleva hacia la soledad del día.
Palabras que no significan nada intentan confundirme, y en mi cabeza las tuyas me dan paz, sosiego, calma interminable para subsistir en este lugar de fieras silenciosas.
En una tierra de extrañas costumbres tu recuerdo guía la luz hacia mi norte, de raros alimentos, insulsos, picantes aromas, el recuerdo de tu sabor endulza mi boca, agradable bálsamo para mi alma, grato para mi estomago amargo como la hiel.
Como si de "Momo" de tratase, el grafito en mi mano sombrea lo que ve mis ojos, un mundo de grises vidas y paisajes sin color,
El recuerdo de tu presencia da la forma al paisaje,  la añoranza de tu aliento sobre mi hombro, le va dando a todo un poco de color, el arco iris de palidos grises, se inunda de bellos colores, llenando estos momentos de alegría y sarisfacción.
El tono de tu verde mirada ilumina mis dudas y tristezas, en esta tierra cultivada de desprecios y arrogancias, de falsas perfecciones ocultando lo sucio y feo, de lluvia y nieve blanca, tierra de lobos hambrientos, que nunca van en manada.
No olvido el roce de tu cuerpo con el mio, y lo añoro en estas soledades nocturnas, en las que solo...
Hay frío.

Te quise, te quiero...
Te querré.

Namaste

miércoles, 2 de marzo de 2016

Ocurrencias y pensamientos de un perturbado 06/01/2016

LA VOZ

Soberbia estúpida que amaraña mi ser. Me induce a soñar despierto con los ojos fijos en la parpadeante llama de la vela, intentando conectar de nuevo con mi yo superior, con mi ángel, con mi guía, sin encontrar resultado aparente mi mano no deja de escribir, no oigo nada, hace tiempo que no oigo nada, solo mi estúpido cerebro, mi pensamiento, que me confunde intoxicado por el miedo y dudosas vidas vistas a mi alrededor, vidas dispares, confusas, luchando algunos por sobrevivir, otras egoístas y absurdas buscando mas lujos, mas dinero, mas, mas.

Añoro la voz en mi cabeza, no mi pensamiento, esa otra, que me abría el camino y diagnosticaba el futuro del que se ponía delante, mi mano fluía con destreza escribiendo certezas que hacían estremecer, pero llegó a ser tan agobiante que desee que parara, necesitaba descansar, quizás no estaba preparado.

Por mas que pasa el tiempo me da la sensación, de que aun lo estoy menos, parece que la espiritualidad va deprisa, muy deprisa, y yo me voy quedando rezagado, como en una carrera de ciclismo.

Dicen que este año es el número 9, el número de enseñar lo aprendido, pero por mas que me llega información, cada vez, se menos.

Soy como el músico, que evoluciona y nunca deja de aprender y mejorar, como el artista plástico buscando la perfección de su obra.

Quizás mi mente siga trabajando sin darme cuenta, mis manos han aprendido a representar en el lienzo lo que mis ojos ven de una forma personal, armoniosa y colorista, quizás sea hora de expresar lo que siente mi corazón, lo ven mis ensoñaciones, y retomar esos personajes de mis primeras exposiciones, en las que mostraba un mundo fantástico, un mundo mágico de ángeles faunos y centauros, preciosas hadas aladas y duendes luminosos.

Quizás este sea el comienzo de una etapa nueva en mi vida, de un renacer, de un retorno al principio con una visión renovada.

Namaste

martes, 5 de enero de 2016

Ocurrencias y pensamientos de un perturbado, 10/02/2015

LA PALABRA

     Lo siento mucho, perdoname, te amo, gracias.... mi mente no paraba de repetir, por si mis palabras o actos podían haber ofendido a alguien en días pasados o en la actualidad, pues aveces, tengo la impresión que las palabras fluyen de mi boca sin pensar lo que estoy diciendo, palabras incongruentes para mi, pero que tienen un significado para la persona que tengo delante, con la firmeza del que convence al indeciso, con la certeza que el buen comercial te presenta su producto.

     Con la palabra pactamos nuestro presente y proyectamos nuestro futuro, quizás no con la rapidez que deseamos, pero si analizamos fríamente siempre vemos el halo de luz de nuestros deseos, hay que aprovechar las oportunidades que la Providencia, Ángeles o como quieras llamarlo te pone delante de tus narices, no descartar ninguna, pues están ahí por algo, quizás sean erróneas y nos equivoquemos, pero de los errores también se aprende, son necesarios, hay que volverse a levantar y seguir el camino, sino se prueba siempre nos quedará la duda.

     Recuerdo con unos diecinueve años, habiendo terminado los estudios de diseño gráfico, realice un cuadro que mi padre, a pesar de que me inculcaba que los pintores se mueren de hambre, sin decirme nada, se lo enseño a un conocido que era profesor en la facultad de Bellas Artes, este le dijo que estaba muy bien y que quería conocerme, mi padre vino a buscarme al trabajo a decírmelo para llevarme al estudio del profesor, no se si fue por las palabras que tanto me repetía, por los miedos que te entran hacia las experiencias nuevas, o por el ego o el idiota orgullo que no sirve para nada, recuerdo que le dije que prefería darme a conocer y crecer por mi mismo...... nunca fui.

     Este es un recuerdo que me viene de vez en cuando, pues ahora me viene la duda, igual no hubiese servido de nada, pero como dice José Mota, “y si sí”, quizás hubiera sido el camino corto y ahora tendría una vida artística de reconocimiento y holgada, ahí esta la duda, sin embargo, escogí el camino largo y tormentoso que vaticinaba mi padre y que poco a poco intento descodificar de mil maneras, haciendo el camino poco a poco.

     No obstante no hay que arrepentirse de las decisiones tomadas, pues estas seguramente me han echo experimentar otras que de otra forma hubieran sido imposible aprender, y en lo que llevo vivido me queda claro el no desperdiciar las ocasiones que la vida me pone delante, siempre que sean factibles, y el bolsillo o las circunstancias me lo permita, nunca es tarde si la dicha es buena, envidio y alabo aquel que entiende esto en su juventud, pues ellos han alcanzado sus deseos antes.

     Ellos como yo ahora, tienen la certeza que su trabajo es correcto, les identifica, son profesionales, saben vender lo que hacen pues conocen el producto y confían en el, están convencidos de su valía, y no se achican ante un No.


La vida es un ir y venir de gente cuestiones y ocasiones,
ardua tarea es encontrar la persona que siempre estará a tu lado
pase lo que pase respetando sin cuestionar tus decisiones,
erróneas o no,
y saber aprovechar las ocasiones que pasan por tu lado dejando a un lado los prejuicios”


Namaste 

Ocurrencias y pensamientos de un perturbado 02/02/2015

EL LASTRE

     El cigarro deja mal sabor en mi garganta, recuerdo de amarguras vividas tiempo atrás, haciéndome recordar el niño que fui con mis torpezas y desatinos, soportados sobre mi espalda, que vas llevando y arrastrando en la vida, mal lastre de pesadas cadenas que no te dejan avanzar.

     Momentos felices hubieron, pero parece que el ser humano tiene un “don” especial para olvidar los ratos buenos y almacenamos como chapapote que se adhiere a nosotros las malas experiencias, haciéndonos llevar una vida mucho mas triste y pesada, envolviendo nuestra alma de un pesado lastre que por lo general siempre acaba en enfermedad, pesadez que va apareciendo cuando los adultos nos van introduciendo inconscientemente esos criterios aveces erróneos, de lo correcto y lo incorrecto, a meternos ideas de lo que es bueno para nuestros futuro, a tomar conciencia del mundo que nos rodea, del entorno familiar, sobe todo si este no es sano.

     Soportamos grandes cargas, que de adultos seguimos arrastrando, anclas clavadas en la arena que nos hacen imposible avanzar si estas no son cortadas liberándote de ese peso arrastrado, lastre incomodo que te consume en vida haciéndote ver lo que en otro momento verías como una vida plena y alegre, en monótona y triste, aburrida y sin alicientes.

     Limpiar estos lastres es lo correcto, y caminos hay muchos, todos llevan al mismo fin, para los escépticos tenemos los sicologos y siquiatras, en la rama espiritual, limpiezas de sacras, biodescodificación, y un sinfín de terapias que ayudad a limpiar y quitarte estos lastres que te hacen vivir una vida en la que da la sensación que no avanzas , que todo te sale mal, que pierdes el rumbo de la misma sin saber que dirección tomar, para cambiarlo y que tus propósitos personales te llenen de felicidad y positivismo, para ver de otro color todo lo que te rodea, para ver el vaso medio lleno y no medio vacío, para compartir con los que te rodean ese bienestar, o simplemente para ti, pues al estar tu bien, todo tu entorno mejora.

Namaste



lunes, 2 de febrero de 2015

Ocurrencias y pensamientos de un perturbado 23/01/2015

DESPERTARES

     La penumbra de la habitación inundaba todo de una triste soledad fuera y dentro de mi, los rayos de sol se dejan ver entrando entre las sucias cortinas ligeramente entreabiertas que cubren la vieja y sucia ventana de madera, calienta los pies de la cama dejando ver las motas de polvo revoloteando en el ambiente.

     En la ligera oscuridad se aprecia colgado enfrente de la cama un tétrico cuadro de los años setenta, en el sillón mal puesta y amontonada la poca ropa que me queda, la suficiente como para llenar una vieja bolsa de deporte, la mesita al lado de la cabecera imita el estilo modernista, soporta el liviano peso de un oxidado y ruidoso reloj de cuerda y una pequeña tulipa con la bombilla fundida.

     Nada que hacer, nada mas que ver pasar las horas tumbado en la cama, o ver en una pequeña pantalla de televisión los programas absurdos de cotilleo y falsas promesas.

     Desahuciado en lo material y en lo moral había perdido todo, el trabajo, las creencias,... en esos momentos te viene a la cabeza lo conseguido en otros tiempos, me consideraba una persona espiritual y mis proyectos iban tomando forma, la vida me sonreía, con esfuerzo, eso sí, había logrado conseguir mis expectativas de lo que consideraba una vida holgada, trabajar en lo que me gustaba, posición económica y todo lo que un ser humano desea para ser feliz, una pareja que me hacia grata y alegre la existencia, mi piso, mi coche, y poco a poco me fui olvidando de ese lado espiritual que tanto me había ayudado a conseguir todo ello.

     Quizás me hice mas materialista, o tal vez fue que me desvié del camino, la verdad es que cada vez tenia menos tiempo para meditar, deje de respirar con conciencia cuando caminaba, deje de proyectar afirmaciones, pensaba que para mi seguían las cosas bien, me olvide del diezmo que siempre daba al necesitado, de sonreír, pensé que de mi trono nadie me bajaría, y sobre todo deje de pedir y quizás de amar, ni a mi mismo, me empece a sentir cansado y aburrido de mi propia existencia y la rutina lleno mi vida, nada me satisfacía, ahí empezó a venirse abajo todo mi universo, provocado por mi comportamiento y mi sentir, sin darme cuenta pedí el cambio, sin haber pedido antes una solución o un nuevo trabajo, con el tiempo progresivamente perdí mi estupendo trabajo, el coche, el piso y hasta la pareja.

    Ahora me daba cuenta que todo el abandono interno sumerge al ser humano en el inframundo en vida, adaptándote a él hasta el punto de hacerlo tuyo, de estar a gusto en esa agonía si el proceso se alarga, tanto en esta situación como en la de solvencia había perdido la capacidad de captar a esa gente que el universo, Dios, o como prefieras llamarlo te pone al lado, para darte un mensaje, un empujón, una ayuda desinteresada para lograr tus propósitos o una mejora, la capacidad de anticiparte a las situaciones, corazonadas, había perdido el equilibrio de mente corazón y espíritu, ya no oía mi voz interior, o quizás no quería escucharla, me había olvidado de pedir, pues en otro tiempo, lo pedido tarde o temprano se ponía delante de mí, la ayuda siempre llegaba, de la forma que fuese para poder cumplir mis objetivos, y eso te daba cierta seguridad, siempre había logrado conseguir lo deseado, con paciencia, con amor y respeto a la gente de mi circulo y de los que la providencia ponía a mi alrededor para conseguir estos propósitos.

     Sabía que la vida es un ir y venir de gente que pasa por tu lado, conocidos arriba están dentro de tu grupo de reencarnación para ayudarnos unos a otros según lo pactado, quizás esta situación formaba parte de mi aprendizaje, ahora parecía que empezaba a ver las cosas claras, como ese rayo de sol calentando mis pies, no podía quedarme los días sin hacer nada, en la penumbra veía la luz, no podía dejarme morir en vida en aquella húmeda habitación, no iba a permitir que mi alma se entristeciera, arropando lo negro y absurdo de vidas sin alegría ni luz interior, me senté sobre la cama y medite, como lo hice antaño, me vestí y me dispuse a bajar a la calle, creo que de nuevo había “Despertado”, el sol calentaba el fresco día de invierno y empecé a caminar, con los cinco sentidos bien abiertos, esperando las señales que pudiera recibir, para cambiar esta situación que la vida y yo mismo, habíamos creado.

Namaste.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Ocurrencias y pensamientos de un perturbado 14/12/2014

     Como si de estigmas se tratara, mis pensamientos sangran por la estupidez y la ignorancia de no reconocer lo aprendido, y que una y otra vez maestros y religiones ponen delante de mí, sin llegar a comprender lo que en otro momento daba por sabido.

     El poder de nuestro pensamiento y la PALABRA, nos hacer crear situaciones por las que en el fondo no nos gustaría pasar, pero que inconscientemente creamos al nombrarlas.

     La fuerza del verbo y la palabra siempre a existido en nosotros, haciendo que situaciones negativas o malas para nosotros mismos fluyan de nuestra boca por los miedos infundados, sin darnos cuenta del mal que nos infringimos por nuestra propia ignorancia, miedos reflejados en nuestra mente por ese Ego que nos confunde como si del mismo diablo se tratase.

     Haciéndonos creer lo que somos, pequeños dioses en potencia, intentamos crear las cosas buenas para nosotros, pero estas rara vez se cumplen, entonces nos enfadamos con nosotros mismos y solemos dejar de creer y volvemos a lo terrenal, maldiciendo al universo y a todo lo que nos rodea.

     Si recapacitásemos e interiorizáramos, nos daríamos cuenta que solo nosotros tenemos la culpa, pues parece que incrustamos a fuego, que solo con el sufrimiento podemos conseguirlo.

     No se si a vosotros os a pasado, o quizás no habéis caído en el detalle, un ejemplo tonto de estas situaciones es aparcar el coche en un lugar que al bajar de el y observar, te da mala espina y piensas, ¡haber si me lo roban!, a lo mejor vuelves y no te han robado, pero como te ronde mucho por la cabeza esta situación, a los días en otro lugar cuando vas a coger el coche, te han roto la ventana y te han dejado el coche limpio, estas cosas suelen pasar a muchos humanos una y otra vez en distintos temas, ¡lo sabía, debo tener un Don para percibir las desgracias!, Decretamos.

     Cuando vamos tomando conciencia de este “Don”, intentamos pasarlo a las acciones buenas, y pedimos cosas para nuestra mejora terrenal, ¡quiero un trabajo mejor, bien remunerado, con poco esfuerzo!, ¡ quiero esto, quiero lo otro!. Aquí nos solemos venir a bajo, ya que no se suelen cumplir, o no nos damos cuenta, o se cumplen sin llegar a la medida deseada.

     Si nos fijásemos en nuestros pensamientos, seguro que cada vez que pedimos algo correcto para nosotros, aparece nuestro Ego diciéndonos ¡esto no se va a cumplir!, ¡no me lo merezco!, ¡es imposible!, ¡no caerá esa breva!, o mil frases en contra de lo que estamos pidiendo. Nosotros mismos nos ponemos las trabas.

     Debemos pedir lo bueno y dejar que el tiempo ponga los medios para que se realicen, que ponga las cosas en su sitio, acallar el ego y cada vez que nos viene un pensamiento negativa a lo pedido, con la palabra decir ¡No lo acepto!, cada uno a su manera, eliminarlo.

     En el Ho'ponopono, la frase es; Lo siento, Perdóname, Te amo, Gracias, y pedir a tu yo superior a la divinidad que limpie las memorias erróneas que te hacen pensar y sentite así, en otras técnicas o religiones a tu ángel de la guarda la ayuda necesaria, cada persona pide según sus enseñanzas o aprendizaje en esta vida, pero todas llevan al mismo camino, a la mejora personal y evolución sin necesidad de pasarlo mal para alcanzar ese fin.

     También es verdad que no nos damos cuenta de los pequeños milagros que suceden al rededor nuestro, siempre queremos más.

     Son muchos los curanderos, sanadores y afines que han empezado su trabajo a raíz de pasar una grave enfermedad y haberse sanado, pues a trabes de esto sienten la necesidad de enseñar, dar a conocer o sanar, a otras personas como parte de su propio aprendizaje y evolución para una vida mejor, tanto para ellos como para la gente que tratan o enseñan las técnicas, pero creo que no hace falta llegar a estos extremos con enfermedades creadas por nosotros mismos, para darnos cuenta de quienes somos.

     Es muy duro decir a una persona que la grave enfermedad que padece, se la ha creado ella misma, pero es algo que no digo yo, lo dicen las distintas técnicas tanto ancestrales como de la nueva era, que trabajan sobre las energías del cuerpo astral, de tu aurea, del amor, basándose muchas de ellas en los sentimientos de la persona y de su entorno, dime como vives y te diré que padeces, Chamanes, maestros de la energía, Ho'ponopono, Biodescodificación etc..., así lo muestran y lo enseñan.

     Soy uno de esos ignorantes terrenales pero creerme si os digo, que he visto pequeños milagros.

Id con Dios.

martes, 16 de diciembre de 2014

Ocurrencias y pensamientos de un perturbado 09/12/2014


     El cigarrillo entre mis dedos se consume lentamente, envuelve de aroma todo a mi alrededor, disipa y distorsiona todo a lo que alcanza mi vista, dibujando siluetas abstractas en el aire, como mi mente disuelve recuerdos de antaño, dolorosas penas de acciones maltrechas, que hicieron daño a seres queridos y a mi mismo, acciones de las que aprender sin arrepentirse, y seguir nuestro camino con la lección aprendida, para evitar que esta vida cíclica vuelva a repetir esas vivencias, señal que aunque las creamos resueltas, no lo están.

     Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, pero la culpa es solo nuestra, cuando la lección espiritual es aprendida en la acción terrenal, esta desaparece pues nuestra actitud cambia, no se repite, y pasamos a otras enseñanzas nuevas.

     Para esto la vida está llena de señales, y con ellos debemos cambiar nuestro comportamiento, aprender y avanzar, nuestra vida mejora, evoluciona y nuestros proyectos van viendo la luz.

     Si por el contrario nos empecinamos en ideas o caminos erróneos, la vida no deja de darnos golpes, haciéndonos sentir desdichados e incomprendidos, y no hacemos mas que tropezar en la misma situación una y otra vez, echando la culpa a cualquier cosa, a la gente que convive en ese momento a nuestro lado, nunca tenemos la culpa nosotros, somos victimas de la injusta vida, de la mala suerte, de la poca ayuda recibida por nuestro Dios.

     Se nos hace una montaña algo tan sencillo como meditar y consultar a nuestra voz interna, a nuestro niño, a nuestro yo superior. Quizás con esto evitaríamos esta repetición de acciones, como los que son despedidos de un trabajo una y otra vez, echando la culpa a los demás de su desgracia, cuando quizás la culpa la tenga él, pues su comportamiento no es el correcto, o por que en su evolución se espera más de él, o quizás por que lo que pactó va por otro lado distinto al que él se empeña en realizar en esta tierra.

     O como esta moda hoy día de tanta separación carnal, empecinados en ser incompatibles con la persona con la que un día fue todo un paraíso la convivencia, las vivencias, el amor, creando nuevo vida en este planeta según lo pactado, quizás tenia que ser, y se empeñan en encontrar otra pareja con la que compartir, y se repite la situación.

     Está también el que decide vivir su vida en solitario, o en anonimato, el que tiene muy claro no tener hijos, o el que busca el éxito, o lo necesita en el ámbito que sea, para que su estancia en esta vida no pase desapercibida.

     Esta es la idiosincrasia del dogma, creencias no palpables ya que no podemos medirla en un tubo de ensayo, ni probar a ciencia cierta, que es así.